Análisis por una cocina sencilla

En plena revolución gastronómica hay que pararse para analizar qué queremos. Y para saber qué queremos debemos conocernos, averiguar qué nos motiva y qué buscamos.
Tener claro que condicionamientos y modas deben mantenerse alejados cuando pretendemos crear, construir y desarrollar un negocio, un nuevo estilo de vida o incluso un sueño.

Verse sumergido en una inundación creativa es muy fácil y es un estado que nunca nos llevará a comenzar con paso firme un proyecto.

Voy a mostrar un ejemplo de un negocio dónde el conjunto lo hacen único. Un lugar para beber, reunirse con amigos, degustar vinos de la región y saborear cuatro tapas.
Tener un negocio que funcione sin perder la cabeza en la cocina, más aún cuando no se es cocinero profesional y estamos a expensas del personal contratado, es posible.
Habrá que tener en cuenta que el conjunto deberá suplir la escasa oferta gastronómica. Y que esta oferta gastronómica deberá ser lo suficientemente atractiva y sabrosa para merecer una clientela asidua.

Características del local:
1.- Se encuentra en un enclave histórico, en un edificio antiguo, de piedra.
2.- Interior atractivo y amplio que te transporta a otra época.
3.- Lugar de vinos, vermuts, espumosos….
4.- Cuatro tapas sabrosas: cortezas caseras de cerdo, rabas, mejillones en salsa y patatas bravas.
5.- Abre sólo por las noches, cuatro horas al día.

Es un negocio que funciona y que permite que haya vida más allá de la hostelería.
Si está pensando o es su sueño “vivir” en este sector, piense que hay muchas fórmulas, que puede contar con asesoramiento y que es muy importante saber a que se está dispuesto.
Muchos caminos y siempre mejorables. Porque aún cuando un negocio funciona siempre hay puntos débiles cuya corrección nos permite llegar a la excelencia.

Tapas
Bravas, rabas y mejillones en salsa

Posted In: